Cable Coaxial: Definición, tipos, características y usos principales

Si necesitas saber qué es un cable coaxial, sus tipos, características y para qué sirve, en este post queremos dedicar un espacio amplio para explicar toda la información acerca de estos elementos tan importantes para el cumplimiento de su cometido.

El cable coaxial, a pesar de contar con una larga tradición en el sector del cableado, sigue estando muy presente en estos días.

Qué es un cable coaxial

Para entender qué es un cable coaxial, debes tener presente que se trata de un conector empleado para el transporte de señales eléctricas de alta frecuencia. 

Recibe este nombre por sus dos conductores concéntricos: el central, conocido como núcleo, es el que se ocupa de llevar la información de un punto a otro; el exterior, con una apariencia tubular y con sobrenombre de malla, trenza o blindaje, actúa como referencia de tierra y retorno de las corrientes.

La separación entre ambas divisiones la procura una capa aislante dieléctrica (con baja conductividad eléctrica), mientras que su aislamiento del exterior se consigue a través de la conocida como camisa exterior.

El cable coaxial, en definitiva, es el conector convencional que sirve para unir las televisiones a la toma de las antenas, todavía en uso en la actualidad.

Características

Las características del cable coaxial que conocemos hoy en día son el fruto de los avances del sector desde mediados del siglo XIX, cuando se comenzaron a usar cables telegráficos transatlánticos. En cambio, no fue hasta 1880 cuando se patentó la estructura de este tipo de cables, de lo que se encargó el ingeniero eléctrico británico Oliver Heaviside.

El hilo central, según cómo se ha compuesto a lo largo de la historia, puede estar hecho de alambre sólido o formado por varios cables de cobre retorcidos.

El cable exterior, por contra, puede ser una malla trenzada, una lámina enrollada o un tubo elaborado a base de cobre o aluminio.

La malla compuesta por los hilos es la que se ocupa de absorber las señales electrónicas perdidas, en busca de minimizar o eliminar cualquier riesgo de pérdida de los datos enviados a través de su longitud. Por ello, el cable coaxial es un recurso muy indicado y recomendado para grandes distancias, ya que soporta gran cantidad de información mediante un sistema muy sencillo.

Debido a los avances tecnológicos y a las preferencias en el ámbito de las telecomunicaciones, que tienden cada vez más hacia las instalaciones de fibra óptica por sus propiedades frente a modalidades tradicionales, el cable de este sistema le ha ganado poco a poco terreno hasta convertirse en el protagonista.

Cada una de las posibilidades de diseño del cable coaxial obedece a patrones de tamaño, flexibilidad y las capacidades eléctricas del mismo.

El cable coaxial tiene como principal ventaja que es más resistente a interferencias y atenuación que en el caso del cable de par trenzado, motivo por el cual, en otros tiempos, fue el más utilizado.

Tipos de cable coaxial

Aunque se estima que existe una docena de tipos de cable coaxial pero sólo son tres los que se usan con más frecuencia en la actualidad:

  • RG-6: es el más empleado para conectar televisiones de alta definición, facilitando tiradas con grandes distancias minimizando el riesgo de pérdidas de señal. Este modelo es el más frecuente en las tiendas y el que se encuentra en la mayoría de televisores. De hecho, es muy probable que el tuyo cuente con esta variedad de cable coaxial.
  • RG-59: se trata del “padre” del RG-6 y no se usa tanto como este, aunque, por sus características de bajo coste, maleabilidad y delgadez, sigue estando presente en el mercado. Puede intercambiar la señal unos metros antes de degradarla, aunque no envía vídeo en alta definición. Por este motivo, está muy presente en la actividad de los sistemas de videovigilancia.

El modelo RG-59 era el rey cuando triunfaban en el mercado los videocasettes y los receptores de televisión por cable hace décadas, hasta que irrumpió con fuerza la televisión High Definition.

  • RG-11: está en línea con el RG-6 como la siguiente generación al RG-59, aunque es más caro que ambos, aunque esta característica responde a su menor pérdida de señal y a la capacidad de tiradas en distancias mucho más grandes.

Se trata también de un cable algo menos flexible y más grueso que sus alternativas, motivo por el que se emplea a modo de enlace entre receptores o en antenas aéreas HDTV.

Especialistas en cableado de redes

En Termired, conocemos a la perfección los distintos tipos de cableados y sus componentes más precisos para procurar una conexión rápida, segura y con gran capacidad.

Nos adaptamos a las necesidades de cada caso y sugerimos las mejores soluciones según el contexto, en busca de la excelencia que siempre nos ha avalado en nuestros procedimientos profesionales.

Scroll to top